Entrevista a D. Mikel Badiola, director de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País

El señor D. Mikel Badiola González es Doctor en Derecho por la Universidad de Deusto,  Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad del País Vasco (Euskal Herriko Unibertsitatea), y Licenciado en Ciencias Políticas y Ciencia de la Administración por la Universidad Complutense de Madrid.

Es el autor de la obra “Código de las Normas Autonómicas del País Vasco”, y de la obra “Sistema Normativo del Territorio Histórico de Bizkaia”, así como de otros estudios y artículos en Derecho Administrativo. En particular, el título de su tesis doctoral es “La potestad normativa de los Territorios Históricos del País Vasco”.  Recientemente, ha participado en las Segundas Jornadas de “Vascos: Pensamiento y Acción”, organizadas por la Comisión de Bizkaia de la Real Sociedad Bascongada de  los Amigos del País (RSBAP), impartiendo la conferencia “Posibilidades de reforma de la Autonomía vasca en el marco jurídico político”, en diciembre de 2017.

D. Mikel Badiola ha desarrollado su carrera profesional compatibilizando su actividad de Abogado con despacho en ejercicio libre, dedicado al Derecho Administrativo, con la de Profesor-Doctor de Derecho Administrativo de la Universidad de Deusto. También ha prestado servicios en la Administración Pública y es Letrado-Asesor del Ayuntamiento de Bilbao, plaza de funcionario de carrera, obtenida por oposición libre,  en situación de excedencia desde hace muchos años. Además, actualmente es el Director de la RSBAP, la primera de las Sociedades que posteriormente impulso su expansión tanto en España como en América.

  • ¿Cómo entró en contacto con la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País?

Entré en contacto con la RSBAP en los años ochenta, después de haber coordinado un estudio dentro de la Universidad de Deusto, sobre la competencia de los Territorios Históricos del País Vasco en materia de endeudamiento.  Entonces me incorporé a dicha RSBAP como Amigo Supernumerario.

Pero fue en 2007 cuando me involucré de un modo importante en la actividad de la RSBAP, pasando a la condición de Amigo de Número, e incorporándome a la Junta Rectora de su Comisión de Bizkaia en el cargo de Tesorero, el cual  he ocupado hasta 2013, en que pasé a ser el Presidente de la Comisión. En 2016 fui designado Director del conjunto de la RSBAP.

  • ¿Cuál es su actividad, desempeño y responsabilidad?

En la actualidad ocupo el cargo de Director de la RSBAP. La RSBAP se estructura en tres Comisiones territoriales, una por cada Territorio Histórico de Bizkaia, Gipuzkoa y Araba-Alava, y una Delegación en Corte en Madrid, a modo confederal. También tiene una Delegación en México.

Cada una de esas Comisiones y Delegación en Corte tienen una organización propia compuesta por una Asamblea (Amigos/as de esa demarcación territorial), una Junta Rectora (elegida por la Asamblea) y un Presidente/a (elegido/a por la Junta Rectora).

La Dirección es un órgano común a toda la RSBAP, y el Director/a es el representante jurídico de la misma, ya que no hay Presidente.  También son órganos comunes la Asamblea General (Amigos/as de la RSBAP) y una  Junta de Gobierno (Presidentes/as y Secretarios/as de las Juntas Rectoras de las Comisiones y Delegación en Corte).

La Dirección corresponde a cada Comisión por turno rotatorio cada tres años. El Director/a es elegido por la Asamblea General a propuesta de la correspondiente Comisión. Yo soy Director por el turno de la Comisión de Bizkaia. Corresponden al Director/a las funciones de la representación de la RSBAP,  la presidencia de los otros órganos comunes (la Asamblea General y la Junta de Gobierno), la coordinación entre las Comisiones y las Delegaciones, la ejecución de los acuerdos de las Asambleas Generales decisorias y de la Junta de Gobierno, el impulso y desarrollo de cuantas acciones sean precisas para el adecuado cumplimiento de los programas cuya ejecución hubiera sido acordada por dichos órganos, la capacidad de iniciativa necesaria ante la Junta de Gobierno, las diversas Asambleas y demás órganos de la Sociedad en orden al cabal cumplimiento de los objetivos sociales, la asistencia y presidencia de todas las reuniones de la RSBAP, así como de las Juntas Rectoras de todas las Comisiones y Delegaciones, si acudiese a ellas.

La citada configuración da lugar a que la actividad de la RSBAP se base fundamentalmente en la actividad de esas tres Comisiones y Delegación en Corte, que funcionan autónomamente.

  • En su opinión, ¿qué papel desempeñan las Sociedades Económicas de Amigos del País en el S.XXI?

Una cosa es el “papel que desempeñan” en la actualidad, y otra cosa es el “papel que deben desempeñar” en el siglo XXI.

La RSBAP no se encuentra en la misma situación que cuando se fundó. Y, por lo que tengo entendido, ocurre algo parecido en las demás Sociedades de Amigos del País. La sociedad y, en general, el mundo, han cambiado radicalmente desde que se crearon estas Sociedades de Amigos del País en el siglo XVIII (casi todas ellas).

Hoy en día, estas Sociedades no son los únicos actores sociales de sus características, ni siquiera los más importantes. Aunque están realizando un importante esfuerzo para colocarse en el lugar que les corresponde en la sociedad actual, de acuerdo con los principios fundacionales.

  • ¿Cuál es el ámbito de actuación y rama de conocimiento de la Real Sociedad Bascongada de los  Amigos del País?

El ámbito de actuación de la RSBAP está definido en los artículos 1 y 2 de sus Estatutos. En resumen, el objetivo principal de esta Sociedad es cultivar la inclinación del pueblo vasco hacia las Ciencias, Letras y Bellas Artes y pulir sus costumbres y estrechar más la unión entre ellos. Todo ello con el fin de contribuir al progreso económico, social y cultural del País.

Con el fin de cumplir su objetivo y fines, la Sociedad podrá y deberá constituir, directamente o en colaboración con otras instituciones o entidades, Secciones de Estudio e Investigación, Cátedras, Seminarios, etc. y toda clase de instrumentos adecuados para ello.

  • ¿Conoce la experiencia de otras Sociedades de Amigos del País? ¿Son similares?

Conozco la experiencia de otras Sociedades de Amigos del País, a través de los contactos que mantenemos entre ellas.

Cada una de estas Sociedades vinculada, fundamentalmente, al territorio al que corresponden, y a su respectiva población y, por ello, su actividad puede tener características, en parte coincidentes, y en otra parte diferentes entre sí. Pero todas ellas responden a una finalidad similar, que es nuestro denominador común. Todas ellas pretenden el conocimiento de sus territorios y poblaciones, y el fomento de su progreso. Podría decirse que éste es su  planteamiento “filosófico”.

  • ¿Cómo se relacionan entre si estas Sociedades?

Estas Sociedades se han venido relacionando a través de Congresos celebrados cada cierto tiempo.  Pero, a partir de enero de 2017, es voluntad de todas ellas incrementar su relación mediante la asunción voluntaria de algunos objetivos, actividades y medios comunes (tales como una web…), y, desde luego, mayor comunicación e información, e intercambio de experiencias y reflexiones.

  • ¿Qué espera del próximo Congreso de Jaén 2018?

En base a lo anterior, lo que yo creo es que el próximo Congreso de Jaén 2018 no pretende ser un Congreso más, como los habidos hasta ahora, sino un Congreso especial, que marque el camino hacia esa nueva dirección de mayor relación, información y cooperación, en aras de la construcción de un creciente espacio común, sin perjuicio de la identidad de cada Sociedad, erigiéndose así, este Congreso, en un punto de inflexión respecto a la trayectoria recorrida hasta ahora.

  • ¿Cuál es según vd el futuro de estas Sociedades? ¿Cómo se presenta?

Voy a reseñar las líneas de la exposición que hice sobre ello en la reunión que mantuvimos las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País el 28 de enero de 2017.

En primer lugar, considero que cada una de estas Sociedades de Amigos del País, en su correspondiente territorio, debe ser una organización “de vanguardia social”, un elemento de referencia, sin perjuicio de otras entidades.

En segundo lugar, y para conseguir ese objetivo, estimo que es imprescindible: cohesión interior y visibilidad social.

En tercer lugar, y pensando en el largo plazo, afirmo rotundamente que es esencial la Juventud, no sólo como temática a tratar, sino sobre todo como incorporación de los/as jóvenes en su calidad de Amigos/as de estas Sociedades de Amigos del País, o sea, como miembros de pleno derecho de las mismas.

En cuarto lugar, sostengo que el antes citado planteamiento “filosófico”  coincidente entre todas las Sociedades de Amigos del País, pone de manifiesto la existencia de intereses comunes de ellas, que, a su vez, justifica la posible existencia de algunos aspectos, actividades y reflexiones, también comunes.  Sin perjuicio de las características propias de cada Sociedad de Amigos del País y de sus actividades, de su consiguiente identidad individualizada, y de su desarrollo específico e independiente de las demás.

Dados los cambios habidos desde su creación, estas Sociedades de Amigos del País tienen el reto de adaptarse al nuevo entorno y a las nuevas circunstancias existentes en la actualidad, y previsibles para el futuro.  Por ello, teniendo claro el papel que deben desempeñar, así como el papel que desempeñan, sólo queda trazar el puente entre uno y otro, que ha de ser el eje y la guía de las actividades y proyectos a desarrollar.

Soy  consciente de que, sin perjuicio de la identidad y configuración de cada una, las Sociedades de Amigos del País pueden cumplir sus propios fines, también mediante un planteamiento común, asumido libremente y desarrollado en conjunto.

No obstante, no se trata de establecer grandes proyectos o importantes objetivos del grupo de Sociedades de Amigos del País. Muy por el contrario, resulta más adecuado establecer proyectos y objetivos modestos, pero medibles y alcanzables (como dije entonces), a fin de ir caminando de modo progresivo, a menos velocidad, pero con mayor seguridad y solidez. El que se trate de proyectos y objetivos modestos no supone que sean menos importantes.

  • Usted ha estudiado Derecho, Ciencias Económicas y Empresariales, y Ciencias Políticas y Ciencia de la Administración, ¿cuál es su opinión sobre la situación de crisis económica y política actual?

Aunque están interrelacionadas, creo conveniente distinguir entre la crisis económica y la crisis política.

Desde la aparición de los primeros síntomas de la crisis económica (con la inicial crisis financiera), constituye una opinión generalizada la de que no se trata sólo de una crisis de naturaleza económica, sino de una crisis integral de nuestra sociedad y, por ello, también de una profunda crisis de valores.

En los últimos tiempos se da cuenta de una clara mejoría de la situación económica, aunque aún existen nubarrones (como el elevado desempleo, mayor aún en la juventud), y, en mi opinión, también subsisten muchas incertidumbres (una mera caída en la Bolsa, no esperada, alarma a los mercados, probablemente porque, en el fondo, nadie tiene una confianza completa en el funcionamiento de los mecanismos económicos).

Pero independientemente de ello, me parece que sólo se pone la mirada en los parámetros económicos, ignorando la crisis integral y de valores que nos rodea. La Economía es muy importante; pero, si falla la “salud social”, servirá para poco.

La crisis política no  es ajena a esa crisis integral y de valores, aunque tiene coordenadas propias.

La configuración política también está en crisis, y pienso que va generándose, como asignatura pendiente, la necesidad de encontrar nuevos modelos políticos en la conformación  social, aunque todavía no sabemos hacia dónde hemos de dirigirnos.

En una sociedad plural, como es la que nos toca vivir,  y, además, desde muchas perspectivas (territorial, institucional, democrática, demográfica, económica, cultural,…), considero que la regla de oro de la convivencia es la búsqueda de consensos generalizados, que “nunca lloverán a gusto de todos/as” (y cuando digo “de todos/as”, quiero decir “de todos/as”), pero que propiciarán la superación de conflictos y el acceso a un nivel de paz  y tranquilidad razonables.

No alcanzo a comprender que no se aborden con esta metodología los grandes conflictos existentes. Pero no hacerlo, no sólo daña a la sociedad por la pervivencia de los conflictos, sino que también deteriora el sistema de relaciones personales y sociales, lo que es aún más grave.

Las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País tienen ahí una importante función que desarrollar, dentro de su objetivo de promover el progreso social en todas sus dimensiones.

  • Desde su visión como profesor en la universidad, ¿cómo afecta esto a las nuevas generaciones de jóvenes?

Con ese modo de actuar, estamos transmitiendo a los/as jóvenes unos valores que no son los correctos. Probablemente, predicamos unos valores, pero con nuestra actuación trasmitimos otros, que son los que quedan. Y eso es muy grave, y muy difícil de revertir.

Los procesos sociales son largos, y, cuando empiezan a aparecer los síntomas de alguna anomalía, no hay quien los pare, pues hacen falta muchos años y, quizás más de una generación, para eliminar o modificar la causa que los produce.

No veo una reflexión seria y profunda sobre este gran problema en el escenario social. Por tanto, también aquí existe una importante función de las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País, de acuerdo con el planteamiento “filosófico” de su existencia.